• Cita de la filosofía japonesa

    2022 07 06

    “Toma la armonía como el valor más alto y la cooperación como lo más honorable. […] Castiga la maldad y promueve la bondad; esa fue la norma seguida en la antigüedad. Por tanto, no dejes que la bondad pase desapercibida, y si ves maldad, corrígela- […] La confianza es la raíz de lo que es apropiado y justo. La confianza debe estar presente en todo: es la diferencia entre el bien y el mal, entre el éxito y el fracaso. […] Contén la furia; controla la mirada iracunda. No respondas con rabia a las diferencias entre personas. La gente tiene sus posturas y todos se aferran a sus opiniones. […] Uno debe alejarse de los intereses privados cuando se sirve en un cargo público: este es el camino apropiado para ser ministro.”

  • Utilizar YouTube de manera egoísta, útil

    Utilizar YouTube de manera egoísta, útil

    Motivos egoístas para empezar un canal en YouTube

    Si eres padre que graba a sus hijos jugando al basket o cenando gambas, si eres la madre cuyo único collar es un móvil colgado del cuello… YouTube como modo de almacenaje, en modo privado o en modo público o en modo oculto… es la mejor nube del mundo. Vídeos que puedes compartir con tu pareja, tu exmarido, tu perro o tu podenco…

    Descarga tus vídeos en YouTube y libera espacio en tu disco duro. Yo leo y no tengo memoria, tengo una mamá sorda y con algún amago de ceguera. Lee mucho, pues yo aquí leo; igual un día la sirve de algo… Igual a ti te sirve para acercarte a algún título de los que comparto.

    Lecturas de todo tipo, desde japonesa a Marco Aurelio, pasando por Kafka y acabando en Gloria Fuertes o Mario Benedetti.

    Poco a poco, sin prisa, todo está en las bibliotecas… Una manera egoísta de dar a conocer mis gustos o acercarme a ramas del saber que no comparto, pero que hay que conocer.

    Si el saber no ocupa lugar, tampoco lo deben ocupar los recuerdos.

    Un Internet sano y útil es posible. En eso estamos.

  • La monarquía del miedo de Martha C. Nussbaum

    2022 07 05

    La monarquía del miedo de Martha C. Nussbaum

    La filosofía tiene múltiples significados distintos para las múltiples tradiciones históricas diferentes, pero, para mí, la filosofía no consiste en emitir pronunciamientos o dictámenes de autoridad. (…) Tiene que ver, más bien, con llevar una «vida examinada» Centras su mirada en la crisis política que mantiene a Estados Unidos sumido en un elevado nivel de polarización desde las elecciones de 2016 Basándose en una combinación de ejemplos históricos y contemporáneos, Nussbaum desenreda toda esta maraña de sentimientos y nos proporciona así una hoja de ruta para que sepamos hacia dónde dirigir nuestros pasos a partir de aquí. Editorial Paidós Estado y Sociedad Recibe el premio de manos del doctor Kazuo Inamori Fundación Inamori El miedo enlaza con la ira, el asco y la envidia y las intoxica. La verdadera igualdad pasa por el acceso equitativo a la alimentación y a la sanidad.

    Comienzo a leer el libro de esta filósofa estadounidense, gracias a esas notas que un día cogí, por no sé qué motivo…

    Me acerqué a la biblioteca y la encontré. Toca temas reales de manera activa. Creo que entiende la filosofía como yo la entiendo en nuestros días, algo más práctico que teórico.

    La teoría ahí está, desde los presocráticos hasta Foucault… Ahora toca hacer, ordenar esas teorías, adecuarlas a nuestro momento histórico y hacer que la Historia no esté basada en momentos trágicos, bélicos o relacionados con la violencia. Cambiar ese paradigma y buscar un cambio radical no violento.

    Me gusta el ejemplo que pone, en esta introducción que os leo, con la figura de Martin Luther King Jr. Necesito un poco de esperanza en el ser humano, a pesar de haber vivido en mi bloque un asesinato hace menos de una semana; o, precisamente por ello.

    Seguiré leyendo en mi canal de YouTube, por si alguno se quiere acercar y escucharlo con calma, a modo de podcast.

  • Quiero llorar

    Quiero llorar porque me da la gana,como lloran los niños del último banco,porque yo no soy un poeta, ni un hombre, ni una hoja,pero sí un pulso herido que ronda las cosas del otro lado.Lorca

    Y al otro lado no me espera nadie porque mi pulso quedó tan herido que cuando podía tener taquicardias y orgasmos, eligió muerte.

    Tan difícil como ahorcarse en tu salón con el último concierto de Sabina… La cuerda no se rompe nunca y permanezco atado mirando a la nada, esperando que alguien ponga una silla con dos patas y caiga al vacío, con dos dedos en forma de V, de victoria malograda. Pero nadie tiene las llaves de mi casa.

    ¿La meta era tan alta como para olvidarte de disfrutar por el camino?

    Maldigo al berzotas que me está padeciendo día tras día. Ya no lloro viendo Stein Gate, síndrome inequívoco de que no soy un poeta, ni un hombre, ni una hoja…

    La esperanza no me deja ver que…

    2022 07 02

    Que no hay esperanza si no es a tu lado… Y ese lado vacío de la cama, no es la panacea…. Tengo claro que son otros los que tienen que ocupar ese hueco. La cama es el lugar donde reposo mi espalda cansada, no sirve para nada más. Ni fui poeta, ni hombre, ni hoja desligada de su rama, si acaso hoja en blanco que se llenó de borratajos, o simplemente, quiso buscar colorearse con otros colores que el ojo humano no está capacitado a ver y se quedó solo.

    La soga la tengo en la panera de mi casa de adobe, bien colocada, pero no libre de telarañas… Que se mantenga así, enrollada a una pared, que el tiempo pase y todo siga fluyendo, yo hinchándome como un globo y los niños creciendo…

    Toca escribir, pero no me apetece ponerme a rellenar huecos de la segunda novela… Espero que esta tarde esté de mejor humor, asentado otra vez en estas paredes de hormigón y ladrillo envejecido… Quizás sólo necesite enfrentarme a Lorca y cruzar al otro lado para limpiarme las heridas del paso del tiempo y desatascar el embudo que me haga ver las cosas con mejor ánimo.

    Un poco de aire, agua cristalina y descanso. Aún me escuece la herida del antebrazo y prefiero curarme antes que escribir angustiado…

  • Lo dicho…

    Más imágenes en Blogger

    2022 07 01

    Pues al final no ha sido para tanto… El día tiene 24 horas y mi padre está más sociable sentado en la sombra de su patio.

    Siempre he sido muy explosivo, yo, no mi padre. A él le gustaba tirarse toda la mañana en el patio de aquí para allá. Que si ahora regando, ahora en la panera, ahora el coche, ahora las bicicletas y vuelta a los rosales con manos de artesano; hasta que llegaba la hora del clarete con sus amigos. Una ducha se ponía guapo y llegaba el tercero a comer… El último era yo. Yo me iba a jugar al frontón y era el último en sentarme a la mesa para comer.

    El jueves me levanté a las seis, sin sudores. A las ocho quería ya un café, pero hasta las nueve no abren el bar… Hasta las once sentadazo en la terraza del Stromboli, leyendo el periódico o pendiente de un gato hambriento con mi padre y saludando a los pocos vecinos del pueblo que andan de paseo a por el pan a esas horas… Luego otro poco de patio, de escobón, de pala y de carretilla. Comida y siesta acompañado por Martha C. Nussbaum (más tarde hablaré de eso). Un poquito más de patio, un poquito más de doblar el riñón y el último café de la tarde en el bar con los amigos relajado… Cena y a las nueve la última pastilla y a leer en el patio, ya encerado, acompañado por mi padre, a la fresca. Falta, pero el próximo arreón será con amigos y mejor maquinaria que una pala y un rastrillo…

    Ha cundido, a mi padre le faltan noches para hacer el camino al baño solito, pero seguro que poco a poco deja dormir del tirón a mi madre, cosillas que pasan en las mejores parejas…

    Ahora sentado en el salón de Santovenia, lo pienso y me siento satisfecho, me he ido con la palomina reseca extinguida, con aparcamiento sin hierbajos resecos de alfombra para tres coches, con un pasillo elegante para hacer la colada sin tropezarnos por el camino, sin telarañas en los tejados… y teniendo una charla magnífica con mis padres (mi madre) en el patio justo antes de volver, sobre la Historia contada desde La Enciclopedia hasta la ESO… Muy agradable…

    Pero he visto mi edificio en llamas por la tele y casi no vuelvo… Mi hermana nos ha avisado, pero no hemos mirado el móvil hasta la una, por que en el pueblo no hace falta. Fui intimidado y vuelvo convencido de que no hay mejor lugar en el mundo que junto a los que me quieren y a los que perdono todo… Mi casa ha salido en la tele por que vivo aquí por dinero, por lo poco que vale…

    Triste pero predecible… ¡Un asco! Poned Santovenia de Pisuerga en Google y sale… A mí me da lo mismo. Por supuesto, cuando he puesto los datos al móvil, todos mis amigos estaban enterados y preguntaban… ¡GRACIAS!

    Me han traído a casa, por seguridad y por que no tengo carro (me importa un poco más que lo que ha ocurrido en mi bloque, pero poco) y por que tengo una hermana y un cuñado que no me los merezco… La Guardia Civil en el portal, hemos llamado a mi madre, se han tomado “nada”, hemos parlado un rato y me han dejado sano y salvo viendo Big Bag Theory…

    Casi lloro otra vez viendo a Sheldon Cooper y Amy Farrah Fowler dándose el sí quiero… Estoy cansado, dolorido y feliz. No llego a fin de mes, no tengo coche, ni pareja ni gato, pero… mejor que en la Isla Silicio de Chen Qiufan, sabiendo desde hace mucho más tiempo que Nussbaum que el miedo hace que estemos como estamos, teniendo un padre muy distinto al de Paul Auster en La invención de la soledad, y con nociones de física cuántica para atreverme a leer unas páginas de un tal Hans Christian von Baeyer…

    Además, el miércoles nada más aterrizar en Villamayor nos vino a recibir Pablo, en brazos de mi prima Ana. Julia se le comió y Ángel (mi padre) le soltó dos frases coherentes, sacando una sonrisa a la demencia senil mientras cenaba…

    Feliz, por que tuve sueños preciosos. Un teatro con mis amigos de la pisci como protagonistas… Una carrera de obstáculos junto a Sophia en campo abierto, rodeado de valles y montañas, sin alcanzar ninguna meta… pero todo precioso, de esto que te despiertas con una sonrisa…

    Os lo juro, soy feliz, pero ya os voy a visitar yo, no vengáis a este barrio que, aunque me da menos asco que cuando vine, me da la razón cada vez que bajo a por tabaco… Y es malo que yo tenga razón…

    Mi madre diría, pues aprovecha y deja de fumar…

    De algo tengo que morir… pero no de un disparo. Mi más sincero pesar por el Guardia Civil mal herido… Lo dicho… ¡Un asco! Por eso es bueno ir al pueblo y podar los árboles más a menudo… Igual cuando retire el seto pongo unos rosales, a mi madre la entristecen los olivos y hay que hacer siempre, lo que diga una madre.

    Un beso y felices sueños, yo espero que me duren…

  • ¿Intimidado?

    2022 06 29

    Me intimida pensar en el patio de mi pueblo. Las malas hierbas se reparten por toda su extensión y no tengo el valor suficiente, ahora mismo, como para no encender una cerilla, aquí y allá y devastarlo todo…

    Me intimida el adobe, los pañales de mi padre, la pulcritud en la limpieza de mi madre, el Audi de mi hermana…

    Creo que es la primera vez…

    Ayer se asomó otra oportunidad para mis textos. Una editorial, a la cual me había acercado y no recordaba; me llamó. Me invitó a mandar un manuscrito y probar. Lo tengo, aunque debo repasarlo. Esa segunda parte que no mandé en su momento… Esa continuación que he dejado reposar hace unos días, que está en barbecho…

    Ayer a última hora me acerqué a ella, la tengo impresa. Corregí y leí en alto como un papagayo en su jaula de metal. Tengo mis dudas… La tengo cronológicamente ordenada, pero yo en un principio la escribí desordenado… Igual hago un híbrido, aunque me han comunicado del desconcierto que provoca… El desconcierto es bueno, si te lleva a querer ordenarlo.

    A mí me gusta mis mesas caóticas, sé que llega el día que hay que levantar todas las ruinas y colocar las piedras en su lugar adecuado… Destrucción y construcción. Así es la vida supongo…

    Vuelvo a la visión del patio destruido por la sinrazón de la naturaleza salvaje. Me duelen todas las vértebras, una a una, sólo de pensar en ello. El nido de palomos, sus secreciones, mi falta de medios para lograrlo… Mi falta de cuerpo para superar ese reto.

    Ayer también me intimidó Paul Auster y dejé de leerlo. El mal del ser humano me intimida. Ayer pasé por la biblioteca de Santovenia y cambié de aires. Trueba, Zweig, Prada, Posadas y Saramago… Un poco de todo para abrir mi mente y no encerrarme en el realismo mágico que tanto me gusta, en el que estoy tan cómodo, en el que mi espíritu se vuelve… ¿manso?

    Es un pellizco en el culo, la magia también cansa, hasta siendo mago… Por eso la interpretación para ellos se viste de importante y por eso llevan sombrero, aunque no lleven conejo dentro… Hay que ponerse guapo y cambiar la careta por momentos. Vestirse de traje y pajarita en pleno verano y no dejarse llevar por las chanclas y el sombrero… Si no pierde la magia el rato en la piscina, el paseo a la playa…

    Hoy me paso por la biblioteca de San Nicolás con una lista enorme de autores y obras, que tengo apuntadas desde hace tiempo, en mil papelajos que el tiempo puede emborronar y hacer caer en el olvido… Ahora mismo, antes de levantar mi soberano culo del asiento, voy a subrayar algunos autores, algunos títulos que me sugieran un salto al vacío, una ayuda para redondear el manuscrito que llevaré en la mochila, junto a dos mudas limpias y sin planchar, dos gorros para la piscina y dos bañadores heredados de otros veranos en que mi figura era bonita y estilizada…

    Me vuelvo a encontrar otro verano sin cuadraditos, quizás sin kilos de más, pero sí fofo, cansado, sin espíritu y sin cuerpo de Adonis… equilibrado…

    Centrémonos en los libros… Igual uno o dos son suficientes… Igual, al pasarme por el hospital, me dejan postrado en silla de ruedas y todos mis sueños de quemar las malas hierbas, se quedan en otro deseo incumplido…

    Leo en mis papelajos: Sayaka Murata, Hannah Arendt, Bell Hooks, Andrew Haas… Recuerdo que la última vez que me pasé por allí, estaban todas las obras de María Zambrano recopiladas nada más entrar en la sala de novelas, a la derecha… Quizás con eso baste… Veremos lo que el paseo da de sí…

    Si alguien tiene una cerilla, que queme las malas hierbas de mi patio…

  • After Dark de Haruki Murakami

    2022 06 28

    Acabo de terminar After Dark de Haruki Murakami, creo que es la primera vez que releo, de un tiempo a esta parte. Me relaja el dolor. Me relaja en general. Pero hoy me he tumbado en la cama y me he visto en la necesidad de levantarme… Ahora un bebé llora en el piso de arriba (creo) y tengo en silencio una película de Clint Eastwood en la tele, a modo de acompañante. No es muy tarde, son las dos de la mañana de un martes…

    Voy a beber un poco de agua… No quiero ser como Mari, ni como Eri… Yo soy más como Takahashi.

    La película es Infierno de cobardes, que no lo había dicho.

    Los wéstern se parecen mucho a los libros de Murakami, pero con violencia.

    Me gustan los diálogos. Los diálogos llevan a reflexiones. Al igual que en la película, en el libro hay una violación que queda indemne… El poder del hombre está siempre por delante de todo. Mientras terminaba el libro en la cama, he cambiado una nota en el libro que estoy madurando y he cambiado el bebé por la bebé… Tiene más poder de convicción. Las palabras de una mujer son más… para mí, son más elocuentes y razonables; humanas y honestas…

    Supongo que mañana seguiré escribiendo, llevaré algún libro a la biblioteca y dejaré de sacar… Hice compra en la Feria del Libro y tengo que pasar a ojearles y empaparme de ellos. Además, tengo ganas de seguir escribiendo, tengo cosas que contar… Dar las últimas pinceladas a la segunda parte de Ensayo de recuerdos y ponerme con la historia. Murakami me ayuda a redondear los personajes…

    Aparentemente After Dark podría parecer abierta en todos los sentidos, historia, personajes… A mí no me lo parece. Me encanta. Que me desvele es buena señal, siempre ha sido buena señal. El amor tiene esas cosas…

    Yo soy Takahashi, sin duda… Esperaré a Eri, escribiendo, mientras ella abraza a su hermana, o se va a China o aprende a rezar, mientras acaricia las cuentas de rosario y empieza a creer en la reencarnación…

    Leed After Dark una y mil veces…

  • El instante antes del impacto de Glòria Castro

    2022 06 27

    Un año de compras cero, de cambios en la pareja, de niños que siguen creciendo, de abuelos con sus propias ideas… Un año de parques, de trabajo en la oficina con jornada reducida, de silencio, de teñirse el pelo, de encuentros con amigos, con familia…

    Un año sin cambiar el tazón de leche porque al final no sirve para nada, la leche sigue sabiendo igual… Un año, cambiando de década, llegando a una edad, los cuarenta, como otra cualquiera. Un año respondiéndose a preguntas, un año lleno de incógnitas…

    Un año bien llevado con su pareja y sus dos hijos. Un año de cambio de colegio privado a público.

    Un año de recuerdos, de sueños frustrados, de sueños vividos por otro lado (siempre por el otro lado)…

    Una denuncia de las injusticias camufladas, del desastre de la igualdad mal entendida… Un año muy cercano, muy normal… Quizás un año vivido por millones de personas en este jodido país de pandereta que no ayuda nada a la creatividad, porque el mundo está podrido…

    Un año sin esperanza y con la mochila llena de ellas… Sólo queda una salida…

    Glòria de Castro lo dibuja perfecto, lo desdibuja al final, bajo mi punto de vista… No hace explicar nada, no hace falta justificar nada…

    El año es fantástico a mi manera, sin desesperanzas, sin calendarios tachados por otro y no por uno mismo… ¿La vida que sería?

    No da respuestas, no esperes respuestas… Es como los buenos libros de filosofía… Te hará plantearte millones de preguntas cada día… Igual te puede amargar, que hacer resucitar… Depende de los ojos que lo lean…

  • Soñar despierto

    2022 06 26

    Me he levantado leyendo El chico y el perro de Seishu Hase. A las treinta páginas, justo al terminar de leer como otro chico perdía a sus padres en un vertedero; he tenido un sueño casi perfecto. Aparecía Diana, mi hermana, Cristina, Taida y Jesús; en un concierto en La Granja, en Segovia. Asistíamos a un concierto de Morricone (o algo así), vestíamos de gala ibicenca y bebíamos agua Perrier. Conducía un Audi prestado rojo, bailaba pegado a seda estampada en vestido largo y hablaba de mi libro con los amigos, bromeando de lo entendible que era todo…

    No he terminado el segundo y he empezado el tercero. Se titula Aquel escalofrío y está alojado entre Barcelona, Mallorca y New York. Cambio de escenario, cambio de personajes y siempre, siempre un trío. Sea de perros, de gatos o de humanos entretenidos con sus madejas y sus ovillos… con sus huesos y sus harapos.

    Estoy leyendo maravillas. After Dark de Murakami, otra vez; Brooklyn Follies de Paul Auster, El instante antes del tiempo de Glòria de Castro… Ensayos de retórica y de liderazgo, poesías que dejan en sus historias Luna Miguel y Carla Nyman… Y tengo para empezar, pero me he dicho que primero termino esos cuatro que tengo empezados; Carol de Patricia Highsmith…

    No me puedo quejar, normal que sueñe despierto que voy el cinco de agosto a un concierto entre fuentes de colores, rodeado de bellezas… Ahora estoy de viaje a Niigato, con dos hijos: Mayor y Pequeño, pasando la noche en un love-ho con la hermana menos guapa, y tengo un amigo librero maricón que había sido un ladrón… Lo menos que me puede pasar, es soñar bonito…

    Y eso que ayer me acosté dejando a medias dos películas muy… no sé cómo definirlas: Equilibrium y Paycheck

    Voy a seguir leyendo, porque mis articulaciones, no me dejan ni bajar a por tabaco al centro.

    Un beso y feliz domingo…

  • Entiendo a los abuelos

    2022 06 24

    Ya ha pasado la noche de San Juan. La luna y la orquesta me han despertado pronto y querido aprovechar para seguir pasando al blog decenas de poemas de otras épocas en que los besos, estaban a la orden del día…

    Lo digo por ese enlace… Dice algo así: Habría que bendecir el sentimiento que provoca un simple beso… aunque provoque revoluciones, desencadene guerras civiles o lastime el sistema circulatorio…

    Habría que hacerle altares alrededor de sus iconos, ofrendas florales y saetas, procesiones en el más absoluto de los silencios…

    Habría que alabar el beso como el mayor y más longevo regalo de dios… ese que de niño se regala, de joven se sortea y de mayor cuesta la vida alcanzar.

    Yo ya me hecho demasiado mayor. ¿He olvidado cómo se daban? Ahora, con la sonrisa postiza, no la he estrenado. Quizás se quede virgen, quizás haya sido la gota que colma el vaso de mi procesión… Quizás mi peregrinación sea un eterno camino de Santiago sin pisar la plaza del Obraidoro…

    Hace mucho que mi sistema circulatorio está intacto, se va colapsando y se quedará pétreo, obturado; hasta no dejar pasar ni un verso más al sistema nervioso que regula los sentimientos, es decir, el cerebro…

    Porque el corazón está sobre valorado. El verdadero motor está alojado en una de las partes más expuestas al fracaso, al golpe mortal, a que se pose un pájaro y lo anide… Pero somos espantapájaros bípedos alados que prefieren el chiste fácil a que te lean a Paul Auster o Delibes o a Machado…

    Alguno sigue celebrando la noche de San Juan, despertando a todo el vecindario. Hay mucho mal nacido, falto de besos y falto de una hostia en todo el hocico… Preferimos un meme a un beso, un titular a un abrazo, un anuncio a una caricia en la punta de la lengua, con la punta de la lengua… No lo preferimos, pero debemos estar más acostumbrado a ello… Los tiempos han cambiado demasiado rápido, y la rapidez desgasta, debilita al cabo del tiempo…

    Ahora que no tengo besos, no puedo coger velocidad y descarto hacer el camino de Santiago cojeando… ¿Qué me queda?

    Quizás tenía que haber buscado una hoguera y quemarme, arrancándome página a página, hasta quedar despelujado…

    Quizás es lo que esté haciendo, pasando los escritos que recuerdo en este hueco del metaverso…

    Quizás esté viviendo una eterna hoguera de San Juan, y de mí, en un par de veranos, no queden más que cenizas…

    ¿Echo de menos los besos? Creo que sí. Va siendo hora de hacer de persona mayor y comerme a besos los carrillos de los hijos de mis amigos… Ahora entiendo a todos los abuelos…